Y a todo esto, ¿qué conmemoramos el mes del orgullo?

Square


¿No sabes qué película o serie agregar a tu lista? Te damos la bienvenida a esta columna, en la cual encontrarás reseñas y recomendaciones sobre películas y series que aborden distintos temas relacionados con la comunidad LGBTI+. En YAAJ estamos convencides que necesitamos que se cuenten y se presenten todo tipo de narrativas en los contenidos que consumimos de la cultura pop, ya que estos nos brindarán la posibilidad de vivir en visibilidad y sentirnos representades. Esperamos que disfrutes estas líneas y que en el camino, brindemos otras perspectivas que nos inviten a la reflexión, la aceptación, el respeto y la tolerancia, además de que por supuesto, te saquemos una sonrisa. ¡Bienvenides a Tatto´s Tomatoes!

Definitivamente, este fue un Mes del Orgullo (Pride Month, por su nombre en inglés), sumamente emotivo y lleno de aprendizajes para todes nosotres. A pesar de seguir luchando en contra de una emergencia sanitaria, terminamos el mes del junio lleno de distintos eventos tanto presenciales como digitales, en donde pudimos expresar y gritar nuestro orgullo un año más. Sin embargo, es importante que para concluir todas las actividades que nos mantuvieron ocupades este periodo, nos demos un tiempo para recordar, o en su caso conocer, a las personas a las que les debemos la oportunidad de vivir libres y diverses tanto en junio, como todo el año. Por ello, considero pertinente concluir este mes con la recomendación del documental de Netflix titulado “La muerte y vida de Marsha P. Johnson”.

Marsha P. Johnson fue una mujer trans, negra, activista, trabajadora sexual y que dedicaba su vida en apoyar a las personas de la comunidad LGBTI+ que se encontraban en situación de calle en la ciudad de Nueva York. Ella, junto con Sylvia Rivera y otras mujeres trans, son las pioneras en la lucha en la lucha para el reconocimiento de los derechos humanos de la diversidad sexual por parte del estado.

De acuerdo a lo que cuentan familiares y amistades cercanas, Marsha era una persona que, a pesar de vivir en una situación económica complicada, siempre veía por los integrantes de su comunidad.

Es importante tener presente que en la década de los sesentas, la comunidad LGBTI+ no tenía derecho a tener lugares seguros en donde pudieran reunirse. Por ejemplo, era ilegal la existencia de cualquier establecimiento dirigido para las personas de la diversidad sexual. A pesar de ello, existían muchos lugares que, en su gran mayoría, eran dirigidos para hombres gay a fin de que pudiera reunirse de manera clandestina. Sin embargo, estos lugares estaban controlados por la mafia, quienes solían sobornar a la policía para que estos lugares pudieran operar. Uno de estos lugares, era el bar Stonewall.

No obstante, la policía constantemente irrumpía en estos sitios para golpear y arrestar a cualquier miembro de la diversidad sexual que se encontrara en estos lugares, puesto que tal actividad era considerada ilegal. Por lo cual, harta y cansada de ver que la población de la diversidad sexual era acosada y violentada sin ningún tipo de consecuencia, fue Marsha P. Johnson quien en una redada al bar de Stonewall decidió rebelarse en contra de los policías y fue en ese momento que nace el día del orgullo.

Lo que hoy conocemos como un evento al año, en donde tenemos la oportunidad de celebrar con muchos colores, fiestas, desfiles o marchas, tuvo su origen en una noche que terminó con bombas molotov, coches incendiados, gente huyendo para no ser encarcelada y policías golpeando a hombres y mujeres de la diversidad sexual que dijeron ¡ya basta!

Después de Stonewall, Marhsa fue una de las activistas que más incidencia ha tenido dentro del movimiento LGBTI+. Lamentablemente, años más tarde se convirtió en una víctima más de la brutal violencia que vive la comunidad trans tanto en Estados Unidos como en el mundo, ya que fue encontrada muerta en el río Hudson, sin que haya habido una investigación real y seria por parte de la policía para esclarecer su muerte.

El documental hace mucho hincapié en esta cuestión, ya que estamos hablando de una de las activistas más famosas en la lucha por la defensa y reconocimiento de los derechos de las personas LGBTI+ en Estados Unidos, y quien inspiró a miles de personas en todo el mundo y, a pesar de que fue una persona que tuvo los reflectores por parte de la sociedad civil y la prensa, su muerte sigue sin esclarecerse.

Aunque nuestra lucha se encuentra activa los 365 días del año, considero que debemos aprovechar que ha concluido este mes para reflexionar sobre las razones por las cuales necesitamos seguir saliendo a las calles a marchar y a exigir nuestros derechos cada vez que se requiera.

No cabe duda que una de las mayores reflexiones que nos llevamos de este mes ¡es que el orgullo existe todo el año! Por lo cual que, ahora estamos en el mejor momento para que, este primera semana post Pride, nos sentemos a ver este documental y permitirnos la oportunidad de seguir aprendiendo acerca de la historia de nuestra lucha. Les aseguro que además de apreciar un gran trabajo de investigación, también propiciaremos que estas voces disidentes sigan resonando en nuestros espacios y comunidades.

¡Hasta la próxima!

¿Te gustó lo que leíste? ¡Compártelo para que más personas lo lean!